Punta de flecha | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Punta de flecha | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Cultura Desconocida
Región Meseta central
Período Posclásico tardío
Año 1200-1521 d.C.
Técnica

Obsidiana tallada por percusión con agente intermedio

Medidas 7.7   x 3  x 0.8  cm
Ubicación Sala 4. Sociedad y costumbres
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 1611
Investigador

Descripción

La obsidiana fue una de las principales materias primas de Mesoamérica y quizá la de mayor valor estratégico. Este vidrio de origen volcánico se encontraba en abundancia en diversos yacimientos, no muy numerosos. Entre ellos, los principales estaban en Cempoala y Pachuca (Valle de México), en Zinapécuaro (Michoacán), en Matacapan (Golfo) y en Guatemala. El control de los yacimientos y la distribución de la obsidiana parece haber sido parte de la estrategia imperial de grandes estados como el teotihuacano y el mexica. La obsidiana era indispensable para la producción de navajas y también era uno de los materiales empleados para elaborar puntas para lanzas y flechas, así como cuchillos.

La parte central de los núcleos que habían sido aprovechados para sacar navajas, así como otros bloques de obsidiana que no habían sido destinados a ese fin se desbastaban y afilaban por medio de múltiples percusiones, del mismo modo que se hacía con el pedernal. En este caso el filo que se lograba no era fruto de las propiedades cortantes del vidrio en sí, sino del trabajo de pulimentación del artesano.  

La punta que aquí presentamos cuenta con unas finas aletas que le daban estabilidad al vuelo de la flecha y con un angosto cuello para su sujeción al asta. Este ejemplar, similar a algunos mexicas y tlatelolcas, muestra cientos de pequeñas percusiones que le dieron un filo considerable, quizá superior al de una punta de pedernal pero nunca equiparable al de la navaja.

La obsidiana fue una de las principales materias primas de Mesoamérica y quizá la de mayor valor estratégico. Este vidrio de origen volcánico se encontraba en abundancia en diversos yacimientos, no muy numerosos. Entre ellos, los principales estaban en Cempoala y Pachuca (Valle de México), en Zinapécuaro (Michoacán), en Matacapan (Golfo) y en Guatemala. El control de los yacimientos y la distribución de la obsidiana parece haber sido parte de la estrategia imperial de grandes estados como el teotihuacano y el mexica. La obsidiana era indispensable para la producción de navajas y también era uno de los materiales empleados para elaborar puntas para lanzas y flechas, así como cuchillos.

Otras piezas de la sala