Figurilla femenina “copete ancho” con pintura negra y roja | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figurilla femenina “copete ancho” con pintura negra y roja | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figurilla femenina “copete ancho” con pintura negra y roja | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figurilla femenina “copete ancho” con pintura negra y roja | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Figurilla femenina “copete ancho” con pintura negra y roja

Cultura Occidente de México
Región Región río Armería y Tuxpán (Jalisco)
Período Preclásico tardío a Clásico temprano
Año 300 a.C.-300 d.C.
Técnica

Cerámica modelada con decoración al pastillaje y pintura negra y roja poscocción

Medidas 18   x 8.44  cm
Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 14
Investigador

Descripción

Entre las características que poseen las piezas de occidente se encuentra la conservación de la pintura que las recubría originalmente. Esto se debe, principalmente, a que han pasado siglos enterradas en una cámara mortuoria (tumba de tiro), sin estar cubiertas completamente por la tierra, lo cual ha ocasionado que perdure la decoración original. Estas características no se encuentran en todas las culturas, ya que, en la mayoría de los casos, el estar sepultadas por varios metros de tierra y en una interacción constante con la matriz, produce que lo primero que desaparezca sea la decoración, la pintura que tenían, quedando solamente pequeños vestigios de ello.

            La pieza 14 de la Colección del Museo Amparo corresponde a una “Figurilla copete ancho” y al subtipo IVb de la tipología propuesta por Carolyn Baus Reed Czitrom, la cual se caracteriza por una cabeza alta y un tocado que se ensancha en la parte superior.

            La pieza representa a una persona de pie. Las piernas están ligeramente separadas, el torso es recto, los brazos se encuentran extendidos hacia los lados (de un tamaño menor a lo normal) y tienen una gran cabeza que corresponde a más del tercio de la pieza.

            La cabeza es alargada de forma tubular. Los ojos y la boca se crean con un círculo con una incisión horizontal en el centro y son colocados al pastillaje. Asimismo, posee una gran nariz triangular, la cual fue colocada con la misma técnica que los ojos. En la sección superior, simulando un tocado, la pieza se ensancha y se coloca una tira que simula un nudo y, con ello se delimita la cabeza del tocado.

            La persona posee dos grandes orejeras circulares y se colocaron dos tiras de barro en la parte posterior, a cada uno de los lados de la cabeza, simulando el cabello, el cual continúa hacia la vista frontal de la pieza.

El torso es cuadrangular y de las esquinas superiores surgen dos cilindros aplanados en el extremo distal, simulando las manos. Asimismo, en la zona superior el pecho, se colocaron dos esferas aparentando los senos. La pieza se encuentra abultada en la sección inferior del torso, representando el vientre de la persona y de ahí surge otros dos cilindros para figurar las piernas y en su extremo distal se ensanchan hacia enfrente, como si fueran los pies.

Lo más llamativo de la pieza es la pintura que posee. Toda la figurilla se encuentra cubierta con un engobe claro. En la sección del vientre se colocó una línea roja, delimitada arriba y abajo por una línea negra. Esta decoración también se emplea en las muñecas y en las pantorrillas. Por otro lado, destaca también de inmediato que cada pierna está pintada con una gran espiral negra, proyectándose la de la pierna izquierda hacia la sección posterior.

Asimismo, el color negro también se utilizó para remarcar el cabello que cae entre los hombros y para destacar los labios del personaje. También se encuentra pintura en la parte posterior de la pieza, distinguiéndose la línea roja de los brazos, de la cintura y de la pierna izquierda. De esta decoración únicamente el brazo derecho y la pierna izquierda conservan las líneas negras que acompañan a la pintura roja. 

            Esta pieza es un pequeño vestigio de la riqueza en la decoración que ostentaban las piezas de la región del río Armería y Tuxpán (Jalisco), la cual, en buena medida, debió de ser un reflejo del ornato que ostentaban los miembros de las agrupaciones.

Entre las características que poseen las piezas de occidente se encuentra la conservación de la pintura que las recubría originalmente. Esto se debe, principalmente, a que han pasado siglos enterradas en una cámara mortuoria (tumba de tiro), sin estar cubiertas completamente por la tierra, lo cual ha ocasionado que perdure la decoración original. Estas características no se encuentran en todas las culturas, ya que, en la mayoría de los casos, el estar sepultadas por varios metros de tierra y en una interacción constante con la matriz, produce que lo primero que desaparezca sea la decoración, la pintura que tenían, quedando solamente pequeños vestigios de ello.

Otras piezas de la sala