Hombre erguido | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Hombre erguido | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Hombre erguido | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Hombre erguido | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Cultura Tradición Mezcala
Región Cuenca media del Balsas
Período Preclásico tardío-Clásico tardío
Año 500 a.C.-900 d.C.
Técnica

Piedra tallada y pulida, con incrustaciones de concha

Medidas 28   x 12  x 5.5  cm
Ubicación Sala 3. Cuerpos, rostros, personas
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 959
Investigador

Descripción

Las obras de tradición Mezcala tuvieron como objetivo principal el enriquecimiento del culto funerario en la región de la cuenca media del Balsas. Todo indica que la mayoría de las piezas fueron utilizadas localmente en la época de su manufactura. Sin embargo, algunas piezas de tradición Mezcala o imitaciones de ellas aparecieron en sitios distantes como Teotihuacán. Fuese por medio del tributo o debido a las redes de comercio, los teotihuacanos conocieron la tradición lapidaria del sur y consideraron interesante adquirir piezas para completar sus propias ofrendas.

Vale la pena observar que algunas piezas cercanas a la tradición Mezcala muestran también una serie de rasgos que encontramos en Teotihuacán. Esta pieza, junto con la marcada con el registro 491, se asemejan a obras Mezcala por el material, por ser representaciones simétricas de la figura humana en las que el cuerpo muestra cierta rigidez, con los brazos a los lados. Sin embargo, hay rasgos en ellas que son poco relevantes o inexistentes en la tradición Mezcala, como el dibujo de pliegues corporales, en las ingles y tetillas en la figura 491 y en los antebrazos y tobillos en la 959.

Esta imagen tiene, particularmente, una cercanía notable con piezas encontradas en ofrendas teotihuacanas. Los ojos se han trabajado cuidadosamente para formar cavidades que pueden recibir piedras de color. La boca, profunda y abierta, difiere de la mayoría de los diseños Mezcala. Quizá estamos ante una pieza elaborada expresamente para Teotihuacán, lo cual justificaría su distancia de las que creemos fueron utilizadas en las ofrendas funerarias locales. También es posible que tenga una afinidad con la tradición lapidaria Mezcala pero que no haya sido producida en esa región.

Mientras se profundiza en el tema y logramos clasificaciones y deslindes más precisos para comprender la tradición Mezcala, podemos sostener la hipótesis de que los artistas del Balsas medio trabajaron también para satisfacer algunas demandas foráneas y especialmente la de Teotihuacán; en cuyo caso habrían adaptado algunos rasgos del estilo para satisfacer criterios distintos de los locales.

Las obras de tradición Mezcala tuvieron como objetivo principal el enriquecimiento del culto funerario en la región de la cuenca media del Balsas. Todo indica que la mayoría de las piezas fueron utilizadas localmente en la época de su manufactura. Sin embargo, algunas piezas de tradición Mezcala o imitaciones de ellas aparecieron en sitios distantes como Teotihuacán. Fuese por medio del tributo o debido a las redes de comercio, los teotihuacanos conocieron la tradición lapidaria del sur y consideraron interesante adquirir piezas para completar sus propias ofrendas.

Otras piezas de la sala