Instrumento musical con forma de mono con los brazos en alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Instrumento musical con forma de mono con los brazos en alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Instrumento musical con forma de mono con los brazos en alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Instrumento musical con forma de mono con los brazos en alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Instrumento musical con forma de mono con los brazos en alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Instrumento musical con forma de mono con los brazos en alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Instrumento musical con forma de mono con los brazos en alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Instrumento musical con forma de mono con los brazos en alto

Cultura Maya
Región Desconocida
Período Clásico tardío
Año 600-909 d.C.
Técnica

Barro modelado

Medidas 6.5   x 4.3  cm
Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 1547
Investigador

Descripción

Son varios los animales que frecuentemente tomaron forma de instrumentos musicales: armadillos, pájaros, perros y monos. Este objeto está desgastado, pero se reconoce la figura frontal de un mono sentado con las piernas plegadas y recogidas sobre su abultado vientre, con los brazos doblados en forma de cactus hacia arriba mostrando las palmas de las manos. La cola aparece plegada por la espalda y sobresale por la parte posterior de la cabeza.

La cabeza, con dos grandes ojos circulares y un morro poco prominente, recuerda considerablemente al jeroglífico ajaw, “señor, gobernante, rey”. Sobre el pecho lleva un adorno de cuentas con dos piezas colgantes y es posible que entre sus piernas se dejen ver los genitales. Algunos personajes del Popol Vuh, se transformaron en monos artesanos, Hun Batz y Hun Chouen, por eso para los antiguos mayas el mono era concebido con cualidades humanas y era considerado como patrón de los escribas, aunque también está relacionado con la sexualidad, el placer y el juego. Un ser con cualidades sagradas, tal vez por ese motivo su carne nunca sirvió de alimento para los antiguos mayas.

El pequeño tamaño y la forma ergonómica de esta pieza permitió sujetarlo con la mano que cubriría totalmente el frente del instrumento y tal vez su desgaste se deba a un uso continuo.

El Museo Amparo cuenta con un silbato similar cuya figura representa a un mono antropomorfo y erguido, que también porta un colgante y su vientre está igual de abultado.

Son varios los animales que frecuentemente tomaron forma de instrumentos musicales: armadillos, pájaros, perros y monos. Este objeto está desgastado, pero se reconoce la figura frontal de un mono sentado con las piernas plegadas y recogidas sobre su abultado vientre, con los brazos doblados en forma de cactus hacia arriba mostrando las palmas de las manos. La cola aparece plegada por la espalda y sobresale por la parte posterior de la cabeza.

Otras piezas de la sala