Rostro con nariguera y escarificación | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Rostro con nariguera y escarificación | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Rostro con nariguera y escarificación | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Rostro con nariguera y escarificación | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Rostro con nariguera y escarificación | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Rostro con nariguera y escarificación | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla

Rostro con nariguera y escarificación

Región Costa del Golfo
Período Clásico
Año 300-900 d.C
Técnica Barro moldeado
Medidas

Pieza 1:

  • Altura: 16.90 cm
  • Ancho: 11.10 cm
  • Profundidad: 11.40 cm
  • Sin base

Pieza 2:

  • Altura: 19.90 cm
  • Ancho: 20.00 cm
  • Profundidad: 20.00 cm
  • Con base
Ubicación Salas de Arte Contemporáneo. Piezas Prehispánicas
Investigador

Descripción

Las narigueras fueron parte de la decoración corporal de las poblaciones mesoamericanas, eran objetos pequeños de forma tubular que pasaban a través del septum nasal, principalmente en forma de media luna, en este caso se cubría el labio superior (Stresser-Péan, 2012).

A nivel social, las narigueras eran un marcador de identidad étnica, es decir, de pertenencia a determinado grupo. Al igual que las orejeras, las narigueras también estaban asociadas a los personajes de la élite. Entre las materias primas con las que estas piezas fueron manufacturadas se encuentran la obsidiana, la turquesa, la jadeíta, el oro, la concha (Olivier, 2015) y el ámbar.

Por otro lado, las escarificaciones consistían en producir relieves sobre la piel a partir de levantar la piel de determinada región corporal; eran generadas mediante la formación de heridas en las cuales se introducían algunos materiales como ceniza o pequeñas piedras, con la finalidad de crear una cicatriz muy visible y con volumen ya sea en la cara, el tronco o las piernas. Dichas cicatrices se produjeron en una variedad de formas: líneas rectas, círculos concéntricos, geométricas, rombos, rayas entrelazadas y figuras de animales (Bautista, 2002).

El personaje aquí presentado porta una nariguera que atraviesa el septum nasal. Además de este elemento adosado a su cuerpo, se percibe en su mejilla izquierda una escarificación a manera rectangular conformada por algunas líneas incisas en su interior cuyos motivos no se perciben claramente. A pesar de que el cuello está fragmentado, se distingue un collar formado por cuentas tubulares y circulares.

Sobre su cabeza porta un tocado alto, compuesto por una banda inferior integrada por elementos semiesféricos que inicia a la altura de la parte central del rostro y termina en el extremo izquierdo, donde comienza a su vez una tira enrollada o trenzada que se localiza de manera horizontal en la parte de atrás de la cabeza sujetando un elemento rectangular que cae del tocado. La parte superior del tocado parece representar un gorro. La figurilla es hueca.

Por su tocado, su collar, su nariguera y su escarificación este personaje correspondería a un miembro de alto rango.

Las narigueras fueron parte de la decoración corporal de las poblaciones mesoamericanas, eran objetos pequeños de forma tubular que pasaban a través del septum nasal, principalmente en forma de media luna, en este caso se cubría el labio superior (Stresser-Péan, 2012).

Otras piezas de la sala