Estela con soberano | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Estela con soberano | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Estela con soberano | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Cultura Culturas eclécticas del Clásico tardío
Región Xochicalco
Período Clásico tardío
Año 600-900 d.C.
Técnica

Piedra esculpida en bajorrelieve

Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 1453
Investigador

Descripción

Esta pieza presenta diferentes problemas difíciles de resolver porque no sabemos nada de su contexto arqueológico. Se trata de una estela; en la terminología para Mesoamérica llamamos “estela” a la escultura, generalmente en bajorrelieve, de formato vertical, fabricada para clavarse en el piso y erguirse como imagen de veneración frente a un altar, templo o tumba. El tramo inferior de nuestra pieza, aproximadamente la cuarta parte, carece de talla y presenta algunas irregularidades en sus aristas; está claro que fue fabricada para fijarse en el piso.

La ubicación cronológica y geográfica de esta pieza no es totalmente clara. Es posible que dentro de unos años, si seguimos estudiándola en comparación con otras obras mesoamericanas, podamos hacer algunas precisiones.

No hay ningún elemento en la estela que nos permita situarla en el Posclásico. Los motivos que aparecen en ella existían ya en el Clásico, y algunos son característicos del Clásico tardío o Epiclásico.

El color de la piedra y algunos aspectos del estilo, como el uso de un enmarcamiento para cada cara esculpida nos hacen pensar en Xochicalco. La sucesión de formas ondulantes en uno de los costados de la estela coincide también con la decoración de Xochicalco, si bien su origen se encuentra en la costa del Golfo y en la cultura de Tajín. El personaje sentado que ocupa la mayor parte de la estela lleva el mismo tocado del símbolo del año que llevan los sacerdotes del templo de Quetzalcóatl en Xochicalco. Finalmente, en el costado derecho de la estela aparece una calavera labrada de forma bastante rústica: el recurso de encerrarla en un marco cuadrado, creando un cartucho, y la forma en que un grupo de plumas emergen del cartucho, coinciden también con el estilo de Xochicalco, y en particular con el de sus estelas.

¿Quiere esto decir que nuestra estela procede de Xochicalco? No necesariamente, pero de los sitios mesoamericanos que conocemos sí sería en Xochicalco donde encontramos más respuestas para esta estela.

En cuanto a lo que la estela representa, parece tratarse de un gobernante, al cual vemos sentado sobre un pequeño trono de cortas patas escalonadas. Además de la rica orejera y el collar, el personaje porta un tocado con el símbolo del año. Con el brazo izquierdo ligeramente flexionado y la palma extendida, presenta un objeto o símbolo difícil de identificar, quizá un glifo “casa” u otro tocado.

Las formas ondulantes, como las que vemos en el costado izquierdo, generalmente aluden al flujo de un líquido, agua o sangre. En el costado derecho no hay duda de que tenemos un cráneo metido en un cartucho, y unas plumas en la parte superior. Lo más difícil de entender de este monumento, es la pobreza de la talla de ese cráneo, y también la falta de pericia con la que se trazaron los círculos situados bajo el cráneo.

Si el cráneo representara una fecha calendárica “muerte”, la franja situada inmediatamente debajo de él podría ser la barra del numeral 5, en cuyo caso, al añadir los tres puntos situados debajo de la barra, tendríamos el número 8. Una vez más, la combinación de barra y puntos sería un rasgo que ligaría esta pieza con las obras de Xochicalco.

¿Y a qué obedecería entonces el diseño en forma de cruz que forman los otros cinco puntos en la parte inferior del costado izquierdo? Es uno de los problemas que, por el momento, no podemos resolver.

Esta pieza presenta diferentes problemas difíciles de resolver porque no sabemos nada de su contexto arqueológico. Se trata de una estela; en la terminología para Mesoamérica llamamos “estela” a la escultura, generalmente en bajorrelieve, de formato vertical, fabricada para clavarse en el piso y erguirse como imagen de veneración frente a un altar, templo o tumba. El tramo inferior de nuestra pieza, aproximadamente la cuarta parte, carece de talla y presenta algunas irregularidades en sus aristas; está claro que fue fabricada para fijarse en el piso.

Otras piezas de la sala