Máscara de rostro humano | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Máscara de rostro humano | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Máscara de rostro humano | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Máscara de rostro humano | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Cultura Tradición Mezcala
Región Cuenca media del Balsas
Período Preclásico tardío-Clásico tardío
Año 500 a.C.-900 d.C.
Técnica

Piedra tallada y pulida

Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 914
Investigador

Descripción

Una de las características llamativas de la tradición artística mesoamericana es la manufactura de máscaras funerarias. Las máscaras más antiguas se hicieron en el Preclásico medio, hasta donde tenemos noticia, y seguían utilizándose en tiempos de la conquista española. Los artesanos mesoamericanos contaban con la tecnología y los materiales necesarios para fabricar máscaras de papel y madera, y  es seguro que tales objetos se emplearon para danzas, representaciones teatrales, fiestas religiosas e incluso para la guerra. Las máscaras funerarias se hicieron en barro y, más frecuentemente, en piedra.

Los señoríos de la tradición Mezcala se encuentran entre los que destinaron más recursos al ajuar funerario. De hecho, los artefactos de piedra que forman la tradición Mezcala son en su casi totalidad funerarios, aunque algunos de ellos pueden haberse usado también en vida. Además del repertorio de acompañantes (antropomorfos y zoomorfos) y algunas joyas y prendas de estatus, los artistas del Balsas medio elaboraron máscaras funerarias. Podemos suponer que no se hizo una máscara funeraria a todos los difuntos, sino sólo a aquellos de alto estatus. Del mismo modo que la abundancia de figuras acompañantes y joyas o la presencia de cetros serían indicadores de mayor estatus.

Las máscaras Mezcala muestran algunos rasgos similares a los que advertimos en las pequeñas figuras de piedra de esta tradición: en términos generales, un tratamiento más esquemático que naturalista y una abstracción considerable que define las figuras con pocas líneas. 

Esta máscara presenta el mismo tipo de variante que hemos mencionado para diferentes piezas Mezcala y que a veces se asocia con la vertiente o sub-estilo llamado chontal, con mayor contorneado de las partes del rostro y un tratamiento más naturalista de la expresión. En este caso, la forma de las hendiduras de los ojos pone de manifiesto que la máscara se completaba con piezas más pequeñas de otro color.

Una de las características llamativas de la tradición artística mesoamericana es la manufactura de máscaras funerarias. Las máscaras más antiguas se hicieron en el Preclásico medio, hasta donde tenemos noticia, y seguían utilizándose en tiempos de la conquista española. Los artesanos mesoamericanos contaban con la tecnología y los materiales necesarios para fabricar máscaras de papel y madera, y  es seguro que tales objetos se emplearon para danzas, representaciones teatrales, fiestas religiosas e incluso para la guerra. Las máscaras funerarias se hicieron en barro y, más frecuentemente, en piedra.

Otras piezas de la sala