Bailarinas con falda y peinado alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Bailarinas con falda y peinado alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Bailarinas con falda y peinado alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Bailarinas con falda y peinado alto | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Bailarinas con falda y peinado alto

Cultura Tlatilco
Región Valle de México
Período Preclásico medio, fase Manantial
Año 1000-800 a.C.
Técnica

Barro modelado con pastillaje e incisiones, cubierta amarilla-roja

Piezas por lote 2
Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 613
Investigador

Descripción

Estas figurillas representan un par de bailarinas, particulares por la forma triangular de su cabeza y con una protuberancia en la frente y en la parte posterior. Posiblemente se tratan de chongos que se asoman debajo de un bonete pero el resultado da una fisonomía que se dispara de la que tradicionalmente se ve representada en las figurillas de la cultura de esa época. Aparte de este parecido en la forma de la cabeza y el peinado, cada pieza tiene sus propias pinturas faciales y corporales.

En la primera, una serie de líneas rectas verticales bajan de la frente y recorren ojos, nariz y mejillas y se redondean al final para subrayar el contorno de la boca. Sobre el cuerpo, se ha perdido el detalle de los motivos pero aún se reconocen las líneas verticales que cubren las piernas. En la cara de la otra figurilla los motivos se distribuyen de modo simétrico con un triángulo que atraviesa de cada lado la frente y el ojo y líneas verticales que recorren las mejillas, mientras que el cuerpo parce haber sido totalmente recubierto de rojo.

En ambos casos, el blanco alterna con el rojo sobre el borde inferior de la falda que a juzgar por las profundas incisiones verticales parece haber sido adornado con plumas. Una vez más, a pesar de sus pequeñas dimensiones y su aparente sencillez en la desnudez de los cuerpos, esas figurillas transmiten un mensaje simbólico que nos es vetado. Solamente nos queda su alegre vitalidad y su mirada desafiante.

Estas figurillas representan un par de bailarinas, particulares por la forma triangular de su cabeza y con una protuberancia en la frente y en la parte posterior. Posiblemente se tratan de chongos que se asoman debajo de un bonete pero el resultado da una fisonomía que se dispara de la que tradicionalmente se ve representada en las figurillas de la cultura de esa época. Aparte de este parecido en la forma de la cabeza y el peinado, cada pieza tiene sus propias pinturas faciales y corporales.

Otras piezas de la sala