Mujeres sentadas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres sentadas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres sentadas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres sentadas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres sentadas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres sentadas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres sentadas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres sentadas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Cultura Cuicuilco-Ticomán
Estilo Tipo H4 Variante Cuautitlán
Región Valle de México
Período Preclásico tardío
Año 400-100 a.C.
Técnica

Barro modelado con pastillaje e incisiones, pulido, pintura roja

Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 545
Investigador

Descripción

Este conjunto de piezas presenta una sutil variante en la manera de confeccionar los ojos, se observa una simple incisión que atraviesa completamente la bolita de éstos. En la parte posterior de cada una de ellas, se reconoce la misma concavidad a lo largo de la espalda que parece haber sido producida por el dedo o un palo sobre el cual el escultor habría apoyado la pieza durante su manufactura, cuando iba pegando los numerosos pastillajes con los cuales completó la figura.

En esta parte trasera también se nota cómo se prolongaron exageradamente los rollos que corresponden a las piernas para que los glúteos sirvieran de amplio asiento y equilibraran la pieza contrarrestando el peso de la cabeza muy grande.

A pesar de seguir normas bien marcadas en la forma general, el alfarero individualizó cada pieza. La primera lleva un turbante anudado en lo alto, lo que da a la cabeza una forma triangular inusual. Lleva doble pulsera en la mano izquierda y con las manos descansando sobre las rodillas, deja ver sus pequeños pechos y su collar con un pendiente. La segunda lleva un turbante aún más llamativo y cruza los brazos sobre su pecho. La tercera ostenta una doble pulsera en la mano derecha y presenta atrás de la cabeza un extraño elemento que parece representar un amarre para el pelo anudado horizontalmente, aunque curiosamente el peinado detallado en el frente está ausente atrás. La cuarta, a la cual le faltan los brazos, tiene un doble collar y sus pechos erguidos destacan en su cuerpo diminuto. Juego infinito de detalles que en su tiempo fueron significativos, enmarcados en un tipo claramente codificado.

Este conjunto de piezas presenta una sutil variante en la manera de confeccionar los ojos, se observa una simple incisión que atraviesa completamente la bolita de éstos. En la parte posterior de cada una de ellas, se reconoce la misma concavidad a lo largo de la espalda que parece haber sido producida por el dedo o un palo sobre el cual el escultor habría apoyado la pieza durante su manufactura, cuando iba pegando los numerosos pastillajes con los cuales completó la figura.

Otras piezas de la sala