Lullaby | Toujours, el museo como testigo | Museo Amparo, Puebla
Año 1994
Técnica

Madera, plástico y escombros
 

Información adicional

Colección CAPC, musée d’art contemporain de Bordeaux

Descripción

En 1994, durante una ola de atentados terroristas en Italia, la prensa da cuenta de la destrucción del Padiglione d’Arte Contemporanea en Milán, donde cinco personas fueron asesinadas. Maurizio Cattelan, profundamente conmocionado por este acto, cuando la opinión pública italiana no le concedía más que un poco de interés, decide crear una obra esencialmente conformada por sacos de escombros procedentes del edificio destruido. Lullaby, expuesta por primera vez en la Laure Genillard Gallery en Londres en 1994, existe en diferentes versiones. Para la exposición en el Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris, los escombros del pabellón de Milán fueron empaquetados en un plástico transparente, mientras que en Londres, el artista presentó los restos del edificio en un gran contenedor industrial azul similar a los utilizados por el transporte de ropa contaminada de los hospitales. Esta obra suscitó encendidas reacciones por parte de la prensa italiana que reprochó al artista haber explotado los hechos y haber exportado una imagen de Italia poco propicia a la renovación de la afluencia turística. El título de esta obra, Lullaby, también corresponde a una canción de cuna italiana cuya melodía de ritmo repetitivo favorece el adormecimiento.

En 1994, durante una ola de atentados terroristas en Italia, la prensa da cuenta de la destrucción del Padiglione d’Arte Contemporanea en Milán, donde cinco personas fueron asesinadas. Maurizio Cattelan, profundamente conmocionado por este acto, cuando la opinión pública italiana no le concedía más que un poco de interés, decide crear una obra esencialmente conformada por sacos de escombros procedentes del edificio destruido. Lullaby, expuesta por primera vez en la Laure Genillard Gallery en Londres en 1994, existe en diferentes versiones. Para la exposición en el Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris, los escombros del pabellón de Milán fueron empaquetados en un plástico transparente, mientras que en Londres, el artista presentó los restos del edificio en un gran contenedor industrial azul similar a los utilizados por el transporte de ropa contaminada de los hospitales. Esta obra suscitó encendidas reacciones por parte de la prensa italiana que reprochó al artista haber explotado los hechos y haber exportado una imagen de Italia poco propicia a la renovación de la afluencia turística. El título de esta obra, Lullaby, también corresponde a una canción de cuna italiana cuya melodía de ritmo repetitivo favorece el adormecimiento.

Otras piezas de la sala