Prehispánico

-TEMPORALMENTE ESTA COLECCIÓN NO ESTÁ EN EXHIBICIÓN-

La colección de Arte Prehispánico del Museo Amparo es una de las más importantes de México. Aunque es heterogénea; formal, material, geográfica, y temporalmente representa a todas las épocas y a la mayoría de las culturas mesoamericanas. Algunas de ellas están especialmente bien representadas, como las culturas del Occidente de México y la tradición conocida como Mezcala. Los objetos más antiguos que alberga la colección son figuras de barro de Tlatilco y Tlapacoya y las más recientes provienen de Tenochtitlán. La colección representa también la pluralidad de técnicas implementadas por las culturas prehispánicas: desde tallado en piedra, labrado en hueso, fundido en oro u otros metales, hasta cerámica y fragmentos de pintura mural.

El nuevo guión curatorial implementado por el Museo Amparo, se acerca al arte prehispánico desde una perspectiva interdisciplinaria (arqueología, historia, etnografía, lingüística) haciendo un énfasis en los aspectos formales de las piezas y en la mirada estética, aproximándose a las diferentes formas de pensamiento prehispánico, se busca que el visitante reconozca la dimensión humana de las culturas del pasado para poder conectarlas con las sociedades del presente y se interese en el pasado para crear un compromiso con este conocimiento y tenga una experiencia placentera y divertida de aprendizaje.

Con ayuda de fichas técnicas y material audiovisual, las piezas de la colección de arte prehispánico están unidas en un todo discursivo que muestra el funcionamiento de las estructuras míticas y su sentido histórico. El discurso que subyace a la exhibición de la colección de arte prehispánico parte del mito del origen para luego elucidar los aspectos rituales de las sociedades prehispánicas, las expresiones del cuerpo humano, los actos de la vida cotidiana, el cuestionamiento humano sobre su propio entorno y las manifestaciones artísticas. El ciclo termina explorando el sentido de la muerte, la cual implicaba no un fin tajante por medio de la destrucción sino el inicio de un nuevo ciclo.